CITROEN SAXO

Si tienes dudas, escríbenos a: tienda@recambioclasico.com


En marzo de 1996, Citroën dio a conocer oficialmente su nuevo saxo. De acuerdo con la nomenclatura en vigor, el yo dará las dos letras para un nombre completo donde se conserva el símbolo X del reconocimiento y el saber hacer.

De aspecto muy clásico, el saxo hace pensar inmediatamente en el Peugeot 106 del que deriva. Sin embargo, se distingue por una cara frontal completamente retrabajada donde la rejilla delgada evoca el Xantia mientras que su cara posterior, más masiva y todo en redondez se supone para evocar la robustez del coche.

En el interior, el saxo no retiene nada de AX y 106. El tablero, muy redondo, encaja bien en el período de biodiseño de la mitad de los años 1990, muy de moda. El acabado en comparación con el AX es un salto hacia adelante, por otro lado el almacenamiento no es Legion.

 

A pesar del hecho de que se ofrece en su lanzamiento sólo en la configuración de sedán de 3 puertas, el saxo no olvida la practicidad con por ejemplo un tronco voluminoso que hace no menos de 280 litros, mucho más que algunos de sus competidores.

Marketing

Al llegar en marzo de 1996, el saxo se comercializa a la tasa básica de 60 500 F, una tarifa mucho más alta que la de un AX básico, es mucho más rústico.

Si los motores de gasolina 1,0 de 50 y 60 HP se toman directamente del AX, el nuevo saxo inaugura un 1,4 de 75 HP y 1,6 de 90 HP. Durante el año 1996, la gama se hará más rica rápidamente.

Extensión de la gama. Saxo VTR y VTS

Bajo el capó se lleva a cabo un motor 1,6 8V desarrollando 90 HP, que ya es suficiente potencia para mover más que adecuadamente el saxo FRL cuyo peso no exceda de 900 kilos. En comparación con las versiones clásicas, el VTR se caracteriza por extensiones de ala, un subcuerpo rediseñado, parachoques delantero y trasero rediseñados, lámparas antiniebla incorporadas estándar y un extremo de escape cromado. Si los neumáticos de 14 pulgadas de cintura baja son estándar, el comprador también puede optar por llantas de aleación denominadas "Toulouse".

2 meses más tarde, en julio, aparece el más turbulento de todos los SAXS: el famoso VTS cuya potencia pasa a 120 HP y que ahora viene a ser medido sin complejos a la Gratin de la ciudad deportiva de la época.

La versión de 5 puertas: para tener éxito con el AX y competir en realidad con el Renault Clio, n° 1 del mercado automovilístico francés, el pequeño Citroën se duplica como una versión de 5 puertas en julio 1996.

Además, en mayo, la gama de motorizaciones de Saxo se enriqueció con una versión diésel 1,5 de 58 HP, la misma encontrada bajo el capó del AX y 106 del mismo barril. La caja automática también aparece en ese momento.

 

La fase 3 de Saxo: mientras que el 106 fue redondeado en el camino del Peugeot 306 en 1996, el saxo aprovecha este restyling tardío para evolucionar más profundo.

El panel frontal se moderniza gracias a la adición de una nueva rejilla en la que se insertan vigas más grandes, mientras que la óptica toma una forma de almendra. El capó también evoluciona y adopta 2 costillas que refuerzan la impresión de robustez. Con este restyling, el saxo ahora parece sonreír.

 Al igual que el Peugeot 106, es una alternativa más sencilla y barata al Peugeot 206 y al Renault Clio 2.

 

En agosto de 2001, Citroën dio a conocer el C3 en grandes bombas. La silueta redonda, la moderna plataforma Peugeot 206 y el equipamiento completo son los puntos fuertes de la nueva llegada que se presenta como el reemplazo del saxo.

Sin embargo, este último aún no ha dicho su última palabra. Gracias a las tarifas inmejorables, y a pesar del lanzamiento en abril de su reemplazo, el saxo tendrá éxito en la hazaña de vender tanto como el C3 en 2002!

En junio de 2003, su fabricación se detuvo después de 1.653.514 copias fabricadas.

Product added to compare.