LANCIA AURELIA

Si tienes dudas, escríbenos a: tienda@recambioclasico.com


Producido de 1951 a 1958, el inolvidable Lancia Aurelia B20 fue un gran éxito de ventas. Y se distinguió en concursos nacionales e internacionales.

 

FCA Heritage trae la legendaria Aurelia B20 a Techno Classica como parte del evento internacional celebrado en Essen, Alemania. El coche fue exhibido por primera vez en el Salón del Automóvil de Turín el 2 de abril de 1951 e inmediatamente fue lanzado en una fórmula previamente desconocida, la del turismo de 2 plazas más 2 (suerte). Nacido del genio de Francesco Virgilio, diseñador de Aurelia, el coche tuvo un éxito comercial considerable a pesar del precio no tan ridículo de la época, 2,6 millones de liras.

 

En los 8 años que se produjo, el último B20 salió de la fábrica el 7 de noviembre de 1958, el Aurelia B20 tenía 6 series, una clasificación por no oficial que entró en vigor cuando el coche estaba fuera de producción. Para el B20, el Lancia no tenía planeado hacer ventanas fuera de serie pero, aunque en números limitados, había algunos B20 en edición especial. Entre ellos podemos recordar el sedán vignale, The Blue Ray I (Vignale) en exhibición en el New York y Turin Motor Shows en 1955, las versiones de lujo de Boano y Pininfarina caracterizadas por una gran atención al detalle, la Buzzi Hot Rod capaz de gran aceleración como la moda impuesta en los Estados Unidos en la década de 1960 y finalmente el B20 Tinarelli, coche deportivo con carrocería de aluminio.

El Aurelia B20 tiene un pasado exitoso en varios eventos deportivos, desde el rally de Sestriere hasta el Tour de la Toscana, desde las 24 horas de Le Mans hasta el Giro di Sicilia.

 

El B20 también apareció en varias ediciones de la "carrera más bella del mundo", la Mille Miglia. Sus rivales directos incluyen el Alfa Romeo 1900 Sprint, el Fiat 8V Zagato, el Bristol 401 y el Aston Martin DB2. El Aurelia fue el primer modelo de Lancia en alcanzar un éxito notable a nivel internacional, estableciéndose tanto en carreras de carretera como de pista.

 

Incluso hoy en día el Lancia Aurelia B20, el Granturismo por excelencia, demuestra un encanto clásico y atemporal. Un encanto que, recordamos, se puede admirar en directo en Techno Classica, el festival internacional que se celebrará en Hessen y en el que FCA Heritage participa con un stand dedicado a los 90 años de la Mille Miglia.

El Aurelia B20 GT

El B20 es la versión coupé del legendario Lancia Aurelia, uno de los coches más bellos y fascinantes jamás construidos en el mundo. Diseñado por Pininfarina, el B20 GT fue diseñado para la categoría de carreras turísticas, aquellos para coches estrictamente derivados de la serie. De hecho, a principios de la década de 1950 Gianni Lancia (hijo de Vincenzo, de quien heredó la compañía) dependía en gran medida de las competiciones como herramienta publicitaria; un programa que habría tenido su clímax con la participación en la Fórmula 1, interrumpido en 1955 tras la muerte de Alberto Ascari.

La primera serie del B20 fue lanzada en 1951. El motor V6 2.0 tenía un ángulo de 60 grados, el primer coche en el mundo en hacerlo. Inicialmente la potencia era de 75 caballos de fuerza con un peso aproximado de 1.000 kg, suficiente para empujar el coche hasta 160 km/h, no un rendimiento despreciado en ese momento. En versiones posteriores el desplazamiento alcanzó 2,5 litros y la potencia aumentó a 112 caballos de fuerza, junto con un aumento de peso a 1.250 kg, mientras que la velocidad máxima alcanzó los 180 km/h.

La historia deportiva del Lancia Aurelia B20 GT está llena de satisfacción. En su debut en el Mille Miglia de 1951, Giovanni Bracco terminó segundo en la general, detrás del mucho más potente Ferrari 4500 de Luigi Villoresi. Alrededor de un mes más tarde Bracco ganó la clase en las 24 Horas de Le Mans, junto con el caballero piloto Giovanni Lurani, 12o en general. Nuevas victorias de clase en 1952 de nuevo en el Mille Miglia, Le Mans, Targa Florio e incluso la Carrera Mexicana. En 1953 con el motor 2.5 todavía ganó Mille Miglia y Targa Florio, además de la agotadora Lieja-Roma-Liege, una carrera de considerable valor publicitario. También recordamos la victoria en 1954 en el Rally de Montecarlo, al volante nada menos que Alberto Ascari.

Product added to compare.