MASERATI BORA

Si tienes dudas, escríbenos a: tienda@recambioclasico.com


En marzo de 1971, el Maserati Bora hizo su debut en el Salón del Automóvil de Ginebra, sin duda uno de los coches más bellos y legendarios. El propio Giorgetto Giugiaro trabajó en ItalDesign para crear el taller. La forma de este modelo ha destacado por su elegancia y belleza. Bora era baja (la altura era de sólo 1,15 m), con una nariz afilada de perfil y una cola cortada bruscamente. La puerta recibió una profunda inclinación hacia adelante, como si estuviera repitiendo el contorno del asiento. En una poderosa cesta central está el tanque de gas de la escotilla con un candado en miniatura. Justo detrás de la barra hay un vidrio triangular largo que se extiende hasta la popa.

Detrás de la espalda, Bora muestra linternas lacónicas, una modesta banda de parachoques cromado y cuatro tubos de escape que sobresalen. Los faros retráctiles ocultos en el compartimiento del motor están duplicados por un par de potentes luces antiniebla. Este estilo recto picado se convertirá con el tiempo en la firma original del Maestro Giugiaro. El estilo del coupé biplaza Bora se ha convertido en un clásico de los años 70. Los interiores se han realizado en el estilo tradicional Maserati: tapicería de cuero bicolor del salpicadero y asientos. La cabina es lo suficientemente espaciosa para un coche de este tipo. La visibilidad por parte del conductor va más allá de la alabanza.

En la consola central están los botones de control para manivelas eléctricas, aire acondicionado y radio. Para reducir el ruido del motor en la cabina, todos los Boras estaban equipados con un panel de aluminio con alfombra, que se escondía debajo de la unidad de potencia. Entre la cabina y el compartimiento del motor había una pared de partición adicional. La capacidad de arranque era de 283 litros. Las primeras máquinas recibieron cuerpos de aluminio, luego fueron de acero. El soporte del cuerpo era una plataforma de acero con amplificadores tubulares. El motor y la transmisión se encontraban en una camilla separada a prueba de vibraciones.

Esta solución permitió evitar el exceso de peso (la masa de la máquina no superó 1,5 toneladas) y al mismo tiempo dejó libertad para transformaciones posteriores del cuerpo. Especial atención merece el corazón de Maserati Bora. El modelo recibió una compañía de motores clásicos- en forma de V, ocho cilindros, cilindrada de 4,7 litros, con cuatro levas y 32 válvulas (4 por cilindro), 310 CV. a 6000 rpm y 461 Nm de par a 4200 rpm. Con este motor, el coupé se aceleró de cero a cien en 6,5 segundos. La velocidad máxima alcanzó los 265 km/h.

A pesar de la complejidad del diseño, el motor era ligero (totalmente hecho de aleaciones de aluminio) y compacto gracias al pequeño ángulo (200) entre las válvulas de aspiración y escape. Desde 1973, se ha instalado un motor de 4,9 litros controlado por escape Ghilbi en el coche, gracias al cual el coupé podría ser exportado a los Estados Unidos. La potencia del motor cayó a 300 CV a 6000 rpm y el par cayó a 420 Nm a 3500 rpm. En 1975, Alejandro de Tomaso se convirtió en el jefe de la compañía Maserati.

Fue uno de los que aprecian una vuelta más cálida, por lo que todo el Bora comenzó a completar el motor con 4,9 litros, pero con una capacidad de 320 CV. a 5500 rpm y 454 Nm a 4000 rpm. El motor se abrió abriendo el panel trasero, en el que se instalaron las ventanas laterales y la enorme ventana trasera con calefacción.

La rueda de repuesto estaba en el compartimiento del motor por encima de la caja de cambios detrás del motor. Todas las suspensiones de ruedas eran independientes con amortiguadores hidráulicos. Todas las ruedas estaban ventiladas frenos de disco. Todos los sistemas hidráulicos con los que los frenos, la dirección asistida y los amortiguadores mencionados anteriormente fueron tomados prestados de Citroen. Las ruedas de quince pulgadas con neumáticos Michelin 215x70, de alto perfil, han suavizado ligeramente la suspensión.

En 1979, una máquina caliente, llamada viento frío del noreste, fue interrumpida. Durante 8 años de producción, el coupé sufrió ligeros cambios: se instaló el mencionado motor de 4,9 litros, los faros crecientes se convirtieron en redondos y apareció una nueva toma de aire en el capó. Hoy en día, Bora sigue siendo uno de los coches más importantes construidos por Maserati. Esta es una obra de arte.

Product added to compare.