SEAT 133

SEAT 133
Cuadro de Accesorio Seat 133
No hay suficientes productos en stock
ELECTRICIDAD

Cuadro de Accesorio Seat 133

380103 E52
260,00 €
Notificarme cuando esté disponible
Bomba de agua Seat 133 Bomba de agua Seat 133 2
Últimas unidades en stock
MECANICA GENERAL

Bomba de agua Seat 133

690104 E261
85,75 €
Bomba de agua Seat 133

Presentado en 1974 como el modelo más básico de la gama SEAT, el 133 era el heredero espiritual del 850, reutilizando su mecánica acoplada a una carrocería adaptada a los gustos de los años 70.

A pesar de ser el modelo más básico de SEAT y uno de los coches más baratos de España en 1974, con un precio de fábrica de apenas 100.000 pesetas, el 133 nunca terminó de cautivar a los compradores del momento, pues ya a mediados de los 70 la técnica de los “todo atrás” estaba condenada a desaparecer, ya que por aquella época modelos económicos como el Renault 5 o el propio 127 de SEAT se convertían en superventas empleando la tracción y motor delanteros.

El 133 es uno de los pocos modelos que tiene la distinción de no haber contado con un homólogo italiano por parte de FIAT, a pesar de tener una clara similitud con el 126 de esta marca. Como curiosidad el 133 tuvo un éxito moderado fuera de nuestras fronteras, siendo un modelo de exportación para varios países europeos, en los cuales se vendió como FIAT y contaba con un anagrama delantero en el cual se podía leer “FIAT costruzione SEAT”.

Con la aparición del 127 en 1972 en la gama SEAT fueron desapareciendo poco a poco los “todo atrás” de los concesionarios de la marca, en 1973 cesó la fabricación del 600 y en el 74 la del 850, en cuya última unidad se decoró con una pancarta en la que se leía “mueres caduco, pero ya tienes sustituto”, claro guiño al 133 que se presentó ese mismo año.

La primera versión del 133 compartía piezas con distintos modelos de la producción de SEAT, los faros delanteros eran los del 127 y las llantas las mismas que los 600 y los 850 más básicos, de este último heredaba el mismo motor, por lo que la única mejora con respecto al antecesor era la amplitud del vehículo, con un maletero de mayor capacidad y un 80% de espacio útil en el habitáculo según la publicidad de la época.

Para finales de 1975 se presentan nuevas versiones del 133, el Especial, heredaba la mecánica del 850 Especial, aunque desarrollaba ligeramente menor potencia, y en el apartado estético se diferenciaba en las llantas perforadas que compartía con el 127. También aparecieron otras dos versiones del modelo que trataban de modernizar vetusto modelo con unos paragolpes del plástico y unas calandras plateadas de plástico además de unas molduras de goma negra, llamadas 133 Lujo o L, con la misma mecánica que el modelo básico, y el 133 L Especial, que combinaba la mecánica del Especial con la estética del Lujo. Para 1977 solamente quedarían a la venta estas dos últimas versiones del modelo.

El vehículo nunca contó con una excesiva popularidad, aunque encontró un nicho de mercado en el que destaco notoriamente, se trata de su papel como coche de autoescuela, convirtiéndose en el modelo predilecto con el que una generación entera, la que cumplió la mayoría de edad en los 70, se sacó el carnet. Otro punto en el que el 133 contó con algo de protagonismo fue en el popularísimo programa de televisión “Un, Dos, Tres... Responda otra vez” donde el coche era uno de los premios más habituales para los concursantes.

La historia del 133 concluye a finales de 1979, cuando cesa su producción para hacer hueco a la fabricación de su sucesor, el SEAT Panda, aunque es sabido que quedaron unidades en stock del 133 al menos hasta 1981. Curiosamente, la historia de este coche continuó lejos de España un par de años más concretamente en Egipto donde se continuó fabricando bajo licencia como NASR 133 y en Argentina hasta 1982 con el FIAT 133 IAVA Top como última versión encargada de poner punto y final a la saga del 133.

Javier “Javillac” Ramiro Requena