SEAT 850

SEAT 850
Mando_de_luces_p_4ed21a2f7c936.jpg
No hay suficientes productos en stock
0,00 €
Notificarme cuando esté disponible
Mando_de_luces_p_4ed212d8d7d33.jpg
No hay suficientes productos en stock
ELECTRICIDAD

Mando de luces para Seat 850 normal

090124E73
0,00 €
Notificarme cuando esté disponible

Como suele ser costumbre con los coches de la Sociedad Española de Automóviles de Turismo, la historia del 850 comienza dos años antes en Italia, en 1964, donde se presenta este modelo “todo atrás” diseñado por Dante Giacosa, como un modelo que aprovechaba el concepto del 600 para hacer algo más.

A España este modelo llegó en 1966, momento en el que se cumplía ya casi una década del lanzamiento del SEAT 600, que se había convertido en el fiel corcel de las familias de clase media española, motivo por el cual se le otorgó el cariñoso mote de “el ombligo”.

El 850 ofrecía a los consumidores españoles, mayor espacio interior, mayor maletero, mejores acabados y mejores prestaciones que el 600, pero también un precio más elevado de 80.000 pesetas por un modelo berlina de 2 puertas.

Una de las cosas que hacían interesante al 850 era el extenso listado de versiones disponibles del vehículo, creando de algún modo el primer vehículo español en disponer de una gama de variantes de las cuales elegir para los compradores.

La más básicas y económicas eran las berlinas de 2 puertas, a las que, en 1972, coincidiendo con la última versión del 600, llegaría una versión actualizada llamada el 850 D, con ligeros cambios mecánicos y estéticos. En estas versiones de dos puertas habría disponible a partir de 1969 el 850 Especial, aquel que se publicitaba como capaz de alcanzar los 140 kilómetros hora con facilidad, gracias a una mayor relación de compresión y un carburador de doble cuerpo.

En 1967 empezaba la producción de las versiones realmente deseosas del 850, el coupé, que a pesar de heredar la misma mecánica que el modelo base, pero con mayor potencia, se presentaba en una carrocería de dos puertas tipo fastback que daba un toque realmente exótico a la gama SEAT del momento.

En 1970 aparecieron los modelos de carácter más deportivo de la gama, los 850 Sport Coupé y los 850 Sport “Spider”, este último siendo un descapotable biplaza. Estos modelos tienen el honor de ser los primeros en emplear el motor 903 en España, que tanto juego dio en los coches de SEAT en las décadas siguientes.

Al igual que ocurrió con el 600, el 850 también tuvo versiones de cuatro puertas únicamente españolas. Estos modelos berlina de cuatro puertas se ofrecieron con la mecánica de los modelos básicos y el Especial, siendo los más comunes los 850 4 Puertas Especial y los 850 4 Puertas Especial Lujo. Curiosamente el modelo más raro codiciado y buscado por los coleccionistas no es una de las versiones deportivas, se trata de uno de las primeras versiones de un 850 de cuatro puertas, el 850 4 Puertas “Corto”, copia casi idéntica del 850 Lombardi de 4 puertas italiano.

Finalmente, en 1974 ya habían desaparecido muchas de las versiones del 850, permaneciendo en el mercado las más básicas y mundanas, un año antes, en 1973, cesó la producción del 600, dejando al 850 como único “todo atrás” en la fábrica de SEAT, haciendo que la supervivencia del modelo fuese difícil en tiempos del moderno 127. A pesar de que nunca tuvo el éxito del 600, se vendieron 662.832 unidades, y con su cese de fabricación se le cedió el testigo de la técnica del todo atrás al 133, que sería el encargado de ser el último modelo de estas características en nuestro país.

Javier “Javillac” Ramiro Requena