DODGE 3700

Si tienes dudas, escríbenos a: tienda@recambioclasico.com


Pasemos ahora al modelo, que se puede considerar el rey de los automóviles fabricados en España entre los años 50 60 y 70. Nos referimos al Dodge 3700. En sus 3 versiones: Dodge 3700, Dodge 3700 GT y Dodge 3700 GT AUTOMATICO.

Así pues llegamos ya a 1971. Desde 1969 Chrysler tiene todas las acciones de la empresa, que los hermanos Barreiros han decidido vender. El Dodge Dart, no ha tenido la respuesta de ventas que todos esperaban y además ya se ve algo anticuado. Así que desde hacia algún tiempo, los directivos de Chrysler España. Andaban tras la idea de "renovarse".

Pero para conocer, mejor de donde salió el Dodge 3700 cruzaremos el charco hasta Argentina y retroceremos un poco en el tiempo hasta 1968. En ese año, se presentan en este país, los Dodge Polara y Coronado. Son los que sustituyen a los VALIANT argentinos (los equivalentes a los Dart españoles). El Polara era un modelo base y el Coronado era un modelo mas de lujo. Algo similar a lo que venia ocurriendo entre por ejemplo el Dodge Dart Standard y el Dart GT 3700.
Ambas versiones, eran berlinas de 4 puertas, montaban los mismos motores que se montaban en España. Aunque el Polara montaba el carburador Holley serie 1920 de un solo cuerpo y el Coronado instalaba el Carter BBD 4300 S.

 

Dodge 3700 GT, un sedán de lujo muy apreciado como símbolo de poder económico de sus propietarios… hasta que las distintas crisis del petroleo de la década (1973 y 1979), arrinconaron en el subconsciente del consumidor un artefacto que se podía pulir sin esfuerzo 25 l/100 km de gasolina en tráfico urbano.

El Dodge 3700 se fabricó en España, tres modelos entre 1971 y 1977. El más importante de todos ellos, por ventas y unidades fabricadas, fue sin duda el Dodge 3700 GT. Viendo el aspecto y dimensiones del coche podemos pensar que es un “cepo”, pero las apariencias engañan. El Dodge 3700 GT tiene una longitud de casi cinco metros y pesa en vacío unos 1.420 kg. Su motor de 6 cilindros y 3.678 cc entrega 165 CV a 4.200 RPM. He repasado para la ocasión las fichas técnicas de algunos sedanes de finales de la década pasada, en apariencia más ligeros, y resulta que son más pesados y menos potentes, aunque obviamente consumen bastante menos. El poderío del Dodge 3700 GT sacaría los colores a más de uno.

Además de lo anterior, el Dodge 3700 GT está bien terminado en general y frente a los coches de la época su interior entra por los ojos. La suspensión tiene un punto de dureza por encima de lo esperado en su categoría y el comportamiento dinámico está lejos de ser el de una bañera a la deriva, a pesar de sus hechuras. Frena bien (discos delanteros con servofreno y tambor detrás) y tiene vocación de gran viajero; el confort es uno de sus puntos más fuertes. Si le pisas responde, y no tiene asistencias. Sus propietarios de entonces lo usaban con más cuidado, pero las prestaciones del coche son las que son.

 

Product added to compare.