LANCIA STRATOS

Si tienes dudas, escríbenos a: tienda@recambioclasico.com


Uno de los Lancia más queridos; una de las lanzas más reorganizadas. El Stratos, o tal vez sería mejor decir Strato,como nombre oficial, ha marcado la historia del automovilismo y las carreras de cuatro ruedas.

Producido entre 1973 y 1975, fue el primer coche de producción diseñado específicamente para mítines, así como uno de los pocos coches en presumir de un motor Ferrari suministrado oficialmente por la Casa di Maranello. Diseñado por Marcello Gandini – "papá" también del Lamborghini Countach y el Fiat X1/9 – en nombre de la carrocería Bertone, debe gran parte de su fortuna a la intuición de Cesare Fiorio, en la década de 1970 director deportivo Lancia, quien la identificó desde el como un posible heredero de Fulvia. Así nació el Stratos HF (Alta Fidelidad) y comenzó una historia de éxito que culminó con la conquista de las marcas mundiales de 1974 a 1976. Metieron el volante en sus manos de leyendas de rallyes como Sandro Munari, Jean-Claude Andruet, Bjorn Waldegard y Markku Alén.

Se inscribió por primera vez en el Grupo 5 y sólo más tarde, una vez que la producción del número mínimo de especímenes (500) requerido por el reglamento, en el Grupo 4, se caracterizó por el motor de cruce central, la tracción trasera asistida por un diferencial autoblocante y caja de cambios manual de 5 velocidades. Se inspiró, mecánicamente, en el Ferrari Dino 246 GT, con el que compartía el V de 6 cilindros (65o) de 2.419 cc de – en versión de carretera – 190 CV y 225 Nm de par con doble distribución del eje de leva en la cabeza para banco y 2 válvulas por cilindro. La fuente de alimentación fue confiada a 3 carburadores Weber 40. El resultado fue un sprint de 0-100 km/h en 5,0 segundos y una velocidad máxima de 230 km/h. En 1973, el departamento de carreras de Lancia desarrolló este motor profundamente, equipándolo con ojivas de 4 válvulas y llevándolo a 240 CV. En 1978, ahora al final de su carrera, el V6 2.4 fue sobrealimentado por turbocompresor alcanzando pasos de potencia en el orden de 330 y 420 CV.

El peso de 980 kg – 880 kg para el coche de carreras – y la forma de la carrocería traicionó el ajuste de carreras del proyecto: tanto el capó delantero como el trasero se abrieron a 90 grados para facilitar el trabajo de la mecánica, el ancho el parabrisas ofrecía la máxima visibilidad al conductor y a la parte trasera del pabellón, en lata de acero, sirvió como rodillo en caso de vuelco. El cuadro, futurista, era un semi monocasco de acero, mientras que el departamento de suspensión se basaba en un esquematismo con ruedas independientes con triángulos superpuestos en la parte delantera y McPherson en la parte trasera. Con 3,71 metros de largo y 1,75 metros de ancho, sólo tenía 1,08 metros de altura y se caracterizaba por un paso decididamente pequeño: 218 cm. Conducirlo hasta el límite estaba lejos de ser fácil.

La posición elevada del motor llevó a una cabina abrasadora, pero al mismo tiempo evitó el riesgo de la succión "beber" agua en los vados típicos de las pruebas especiales de rally. Caracterizado en 1975 por la librea de carreras de Alitalia, que se convirtió en legendaria e identificando el modelo en sí, en 1976 fue progresivamente marginado para no eclipsar a la estrella en ascenso de la época, a saber, el Fiat 131 Abarth. La unificación de los departamentos de carreras de Fiat y Lancia llevó a Markku Alén a ganar el Campeonato del Mundo de Pilotos alternando entre la conducción de los 131 Abarth y Stratos. El bulevar de la puesta del sol fue, sin embargo, y, a pesar de la competitividad, el coupé finalmente salió de la escena en 1982, cuando la aprobación expiró. El pequeño número de coches producidos –probablemente menos de 500– y el destino casi exclusivo en los rallyes hacen de la carretera Stratos un coche tan raro como codiciado.

Product added to compare.